MINAGRI | INDAP | SAG | CONAF | FIA | INIA | INFOR | CIREN | FUCOA | ODEPA

logo

Menú Principal
1 de octubre de 2020

Federico Errázuriz: “Nuevas tecnologías, como la telemetría, son pieza clave para que las organizaciones avancen en aumentar eficiencia del recurso hídrico”

Al inaugurar el seminario online: “tecnologías para un mejor riego para Chile”, el Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego recalcó el avance en concursos de obras de gestión, “donde la medición y automatización de equipos es un fin en sí mismo y no un elemento complementario”.

Santiago, jueves 1 de octubre de 2020.- En el marco de la Expo Chile Agrícola 2020, el Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego (CNR), Federico Errázuriz, inauguró el seminario online: “Tecnología para un mejor riego para Chile”, ocasión en la que destacó que, en el actual contexto de escasez hídrica, la CNR ha incrementado sus esfuerzos por apoyar a los agricultores del país en hacer una mejor gestión del agua, ya sea a través de la tecnificación del riego o en el trabajo de captación y distribución que realizan las organizaciones de usuarios de agua (OUA).

“Hoy, la incorporación de sistemas de tecnificación del riego, el desarrollo de obras civiles, en conjunto con la implementación de nuevas tecnologías como la automatización, la telemetría y el control a distancia, son una pieza clave para que los agricultores y sus organizaciones puedan mejorar en forma significativa la eficiencia en el uso del recurso hídrico, recordando siempre que estas OUA suelen estar integradas en su mayoría por pequeños agricultores y agricultoras”, sostuvo Errázuriz. 

Por lo anterior, aseguró que se está fomentando con mucha fuerza la incorporación de sistemas de gestión, tanto a nivel predial como extrapredial. “Entendemos por sistemas de gestión aquellos que permiten medir mediante sensores y transmitir a distancia variables como el nivel, humedad u otras, y opcionalmente se pueden controlar dispositivos como compuertas, ya sea en forma automática o solo a distancia”, puntualizó, agregando que todas estas obras pueden ser postuladas a la Ley Nº18.450 de Fomento al Riego y Drenaje, a través de sus múltiples concursos.

De acuerdo con el último catastro realizado sobre telemetría, que considera todos los puntos de automatización en cuencas desde la provincia del Huasco hasta el Biobío, entre los años 2010 y 2019, la CNR ha bonificado un total de 637 compuertas automáticas, con una bonificación de unos $26.800 millones. Así, se ha apoyado una inversión público-privada cercana a los $33.000 millones en beneficio de las distintas OUAS.

“Hemos avanzado en hacer concursos de obras de gestión, donde la medición y automatización de equipos es un fin en sí mismo y no un elemento complementario. Gracias a este nuevo enfoque, en estos dos años, 2018 y 2019, hemos bonificado más del 50% del total bonificado en la última década, llegando a cofinanciar proyectos que automatizaron casi 300 compuertas. Para 2020 esperamos un resultado similar al año 2019”, enfatizó el Secretario Ejecutivo de la CNR.

Experiencias regionales

Invitado a relatar su experiencia en la implementación de estas tecnologías, el administrador de la Comunidad de Aguas Subterráneas (CASUB) del río Copiapó, Carlos Araya, indicó que con el cambio climático y el calentamiento global uno de los desafíos actuales tiene que ver con acompañar a los usuarios de agua para hacer un uso eficiente del agua. “Si no somos capaces de entender lo que nos va a dar la cuenca y lo que nosotros tenemos que ocupar eficiente y eficazmente vamos a seguir teniendo problemas en el sector. Eso significa que las organizaciones de usuarios, más el Estado de Chile tenemos que poner énfasis en el acompañamiento”, expresó.

Por otra parte, la ingeniera y gerente de la Junta de Vigilancia del río Elqui y sus Afluentes, Alejandra Marín, comentó que con motivo de la sequía que azota hace años al país estimaron necesario avanzar en la gestión y control de la utilización de los recursos hídricos y, a la vez, anticiparse mediante el uso de tecnología, y de esa manera también disminuir los posibles conflictos por el agua. “Hemos instalado en nuestras bocatomas, en nuestros canales, dispositivos aforadores. A mí me tocó antes del año 2010 participar en una gira tecnológica que se hizo en Arizona donde se compartieron varias experiencias en riego, en recursos hídricos, y en esa oportunidad vi en operación estas compuertas y me pareció que eran perfectamente aplicables a esta zona”, recordó. 

De igual manera, Javier Crasemann, presidente de la Junta de Vigilancia de la primera sección del río Aconcagua, se refirió a la mejora -iniciada a partir del año 2016 con el apoyo de la Ley de Riego- que les ha permitido la instalación y modernización a través de compuertas volumétricas de toda la gestión de la sección del río Aconcagua. “Hoy en día cualquier usuario puede revisar cuánta agua recibió durante la temporada, o una semana, está todo eso registrado; se aprovechan de mejor forma las variaciones del río en el reparto; y podemos reaccionar mucho más rápido frente a aluviones que están siendo bastante recurrentes en las últimas temporadas”.

Durante su presentación, Graciela Correa, gerente de la Junta de Vigilancia del estero de Chimbarongo, detalló cómo iniciaron su proceso de modernización: “en 2008 la Junta de Vigilancia inició con fondos propios un proyecto piloto con una empresa proveedora de una telemetría de canales y ya en 2009 y 2010 instalamos telemetría en las 11 bocatomas que componen el trayecto de esta junta. En 2014 postulamos la motorización de las compuertas, en 2015 construimos con el 80% de financiamiento de la Ley de Riego, e instalamos así 14 motores en el 50% de las compuertas de admisión o de descarga”.

Finalmente, Sebastián Bastías, administrador de la Comunidad de Aguas Canal Melozal, explicó que debido a los problemas y necesidades de la organización en cuanto a recursos humanos, medición y control del agua utilizada en riego “lo primero que se nos vino a la cabeza siempre fue la automatización del sistema (…) el canal matriz es de unos 30 km de extensión, tiene 6 sistemas de represa, que se construyeron cuando se hizo este canal, y teníamos que tener alguna forma de poder medirlas en tiempo real”.