logo

Menú Principal
3 de enero de 2020

CNR y regantes de la Primera Sección del Río Aconcagua logran automatizar todas sus compuertas para mejorar gestión hídrica

El Coordinador Zonal Valparaíso de la CNR, Juan Alfredo Cabrera, destacó que esto es “resultado de un trabajo coordinado con los propios regantes».

Los Andes, viernes 3 de enero de 2020.-  Gracias al trabajo conjunto con División Andina de Codelco y la Comisión Nacional de Riego (CNR) del Ministerio de Agricultura, la Junta de Vigilancia de la primera sección del río Aconcagua recibió los últimos certificados de bonificación, de parte de la CNR, con lo que logra tener sus 25 canales con compuertas automáticas.

Con ello, aporta considerablemente al resguardo del escaso recurso hídrico, un ejemplo que de acuerdo con la organización debiera replicarse en el resto del río en beneficio de esta cuenca.  

Para mejorar su labor ante la sequía, la Junta de Vigilancia decidió a fines del año 2016 comenzar un proceso que le permitiera automatizar su sistema mediante el diseño e instalación de compuertas telecontroladas, para lo cual ha postulado, desde el año 2017, una serie de proyectos a concursos de la Ley N°18.450.

Se optó por una solución tecnológica australiana, instalando el sistema Flumegate de Rubicon, el cual permite que la compuerta calcule el caudal, utilizando su propio sistema de medición precisa, de los niveles hídricos aguas arriba y aguas abajo, con un error inferior al 2.5%. 

Para el Coordinador Zonal Valparaíso de la CNR, Juan Alfredo Cabrera, “este es resultado de un trabajo coordinado con los propios regantes, quienes con la incorporación de nuevas tecnologías mejorarán sustancialmente la gestión del agua en una de las regiones que se ha visto fuertemente afectada por la sequía”.

Con la entrega de estos últimos 3 certificados de bonificación se concluye este proceso, logrando la primera sección del río: financiar la automatización de todas sus compuertas, varias de las cuales ya se encuentran construidas y recibidas, mejorando la gestión hídrica, lo que hoy es fundamental por la sustentabilidad del Aconcagua.